Chapas magnéticas

Hace tiempo que colecciono chapas, vasos, garrafas (growlers) y botellas de cerveza. La verdad es que no sé muy bien para qué, pero ahí ando guardándolas por donde puedo en la casa. El uso de los vasos y copas diferentes es más o menos entendible, aunque no sé para qué puedo querer 40 iguales de típica pinta americana por mucho logo de cervecería que tengan. Las garrafas pueden tener algo de utilidad, aunque no creo que nunca necesite 30 al mismo tiempo, por mucha cerveza que quiera dar a algún amigo o llevar a una fiesta. Las botellas, aún menos que las garrafas, aunque las pienso usar para decorar mi garaje cuando termine de instalar en él la cervecería. Y las chapas… bueno, las chapas al menos ocupan poco espacio aunque no sirvan para nada. O al menos que no servían para nada es lo que pensaba hasta que vi un vídeo en YouTube, que ahora no puedo encontrar, en el que un tipo hacía críticas de cervezas y ponía las chapas magnéticas en la nevera que tenía detrás.

Después de ver eso ya tenía claro qué hacer con las chapas. Ahora sólo quedaba saber cómo hacerlo. Busqué vídeos en YouTube explicando cómo hacerlo, y aunque no era muy complicado me pareció que el que encontré tenía cosas un tanto extrañas, como por ejemplo quitar la capa de plástico del interior de las chapas usando calor para derretirlo. El resto del proceso que se enseña el vídeo me pareció bien. Además ya tenía la pistola de pegamento que utiliza y sabía que es capaz de pegar casi cualquier cosa, incluyendo plástico y metal. Así que aunque lo del calor no me convenció nada, me decidí a seguir el resto del proceso. Es bastante sencillo, y creo que puede funcionar con superglue normal y corriente. Lo primero, ¿qué necesitas?

  • Tuercas de un grosor similar al de las chapas de cerveza. Las que tengo yo, con medida americana son 1/4″-20. Ni idea de qué medida internacional es eso.
  • Un bote de superglue u otro pegamento que valga para pegar plástico y metal.
  • Imanes adhesivos. Los del link son de Amazon EE.UU., y no soy capaz de encontrar nada parecido en España. Estos tienen menos de un milímetro de grosor y son capaces de sujetar la chapa sin problema.
  • Tus chapas de cerveza
Una de las chapas después de terminar con ella.

Una de las chapas después de terminar el proceso.

¿Qué hay que hacer? Lo primero, si tienes el pegamento correcto, no necesitas quitar el plástico de las chapas. Esto te ahorrará bastante tiempo por chapa. Simplemente aplica el pegamento al interior de la chapa y pega la tuerca encima. Déjalo secar un poco, pega el imán en la tuerca, y listo. Ya tienes tus chapas magnéticas para decorar la nevera.

Chapas en la nevera

Chapas en la nevera. ¿Cuántas hay españolas? 🙂

Por supuesto, si has abierto las botellas con un abrebotellas normal las chapas no valen absolutamente para nada, mucho menos para usarlas como imanes. En el vídeo de arriba utiliza un método para abrirlas usando una moneda que yo nunca he probado. Yo lo que hago es abrirlas utilizando el mango de un tenedor o una cuchara como se muestra en el vídeo de abajo.

 

 
¡Salud!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s