¿Porqué creo que los estilos tiene sentido?

Muchas veces se lee y escucha por ahí a cerveceros caseros, o profesionales, comentando cómo los estilos son algo que simplemente limita la creatividad del cervecero intentando encasillar todas sus cervezas en unas pautas completamente aleatorias e innecesarias; cómo ellos hacen la cerveza que les gusta sin tener estilos en cuenta; y cómo las competiciones tienen más en cuenta que la cerveza se adapte a un estilo en particular que su calidad. Tengo que decir, después de mi experiencia como juez y recipiente de juicios a mis cervezas, que es algo con lo que no estoy de acuerdo. Por mucho que los estilos en general, y los de BJCP en particular, puedan no tener sentido para mucha gente, creo que son algo muy útil y en muchos casos necesario.

Primero tenemos que tener en cuenta que los estilos no son algo creado aleatoriamente, sino algo basado en la historia y evolución de los tipos de cerveza que bebe la gente alrededor del mundo. No los inventa Gordon Strong u otro iluminado en las oficinas de BJCP. Están basados en algo real.

También son una forma de organizar la cerveza. Una manera de hacer saber a quien está pensando en qué cerveza elegir qué va a encontrar detrás del cartel. ¿Una cerveza negra y con tonos de regaliz, chocolate o café? ¿Una de color dorado con intenso sabor a lúpulo? Nadie espera la primera si pide una pilsner o la segunda si pide una stout. Los estilos nos ayudan a hablar un idioma común cuando pensamos en una cerveza. Nos organizan la mente, por decirlo de alguna manera.

Tomados de una forma más estricta nos ayudan a decidir cuan buena es una cerveza. No podríamos decidir si Pilsner Urquel es una buena cerveza o una mala si no tenemos con qué compararla. Como stout es desastrosa, como pilsner… perfecta. Los estilos, o su definición, también permiten comparar dos cervezas completamente distintas y elegir cuál es mejor dependiendo de cuál de ellas se aproxima más a las pautas del estilo que representa.

Y por último, como cervecero, veo los estilos como un entrenamiento, un medio más que una meta, para llegar a crear algo diferente. También como una meta a medio plazo porque quiero ser capaz de hacerlos todos. Desde luego no como una jaula. No creo que me limiten, sino que más bien me proporcionan un marco definido en el que hacer cervezas con unas garantías mínimas de éxito. Un campo de entrenamiento, podríamos decir, del que poder salir algún día, si me interesa y soy capaz, para crear algo nuevo. Pero todavía no.

¡Salud!

Anuncios

  1. planet83

    Pues si tiene sentido para mi también. Por aquí en muchas cervezas artesanas no te pone nada del estilo…. Claro está, que éstas no las compro.

    Saludos

    • Cerveza de Garaje

      La verdad es que es muy complicado saber si te apetece comprar una cerveza sin saber absolutamente nada de lo que te puedes esperar. Y en muchos casos terminas no comprándola.
      ¡Salud!

  2. El Jardín del Lúpulo (@Jardindellupulo)

    Lo más importante de los estilos es que en el acto de la comunicación, tanto emisor como receptor tengan los mismos conceptos en mente. Y sirve para clasificar y categorizar, algo que el ser humano hace de manera natural en todo. Pero obviamente, al ser un constructo social e histórico, pueden variarse, ampliarse, y crearse nuevos. Que no se sientan limitados por los ya existentes, pero que los respeten!

    • Cerveza de Garaje

      Eso, desde luego, es fundamental. No me quiero ni imaginar qué pasaría si cada vez que queremos contar qué estamos bebiendo tuviéramos que describir la cerveza en lugar de responder “una IPA”. Que evolucionen con el tiempo, aparezcan nuevos, e incluso desaparezcan otros es natural y no necesariamente malo. Pero querer ignorarlos o tratarlos como limitadores de ningún tipo es lo que no veo nada claro.

      ¡Salud!

  3. Cerveza Rudimentaria

    Pues otro que está de acuerdo. Y desde el punto de vista de alguien que empieza a “saber algo más” de los estilos, le viene muy bien verlo en la botella para saber lo que compras, o por lo menos para saber por donde irán los tiros. Lo jodido es que parece que hay algunos productores que no se han enterado… ¡y luego llegan las sorpresas al primer trago!

    ¡Un saludo!

  4. rubeer_

    Yo al principio era de los que pensaban que los estilos era una patraña para complicarnos la vida a los que estabamos empezando. A medida que pasa el tiempo te vas dando cuenta de que tienen utilidad para saber qué sabores, aromas y texturas te puedes encontrar al comprar una botella. La compra deja de ser una lotería (aunque no siempre)…

    Pero sobre todo, lo que más me gusta de los estilos, y del BJCP en particular, es que sirven de guía al que empieza a elaborar su propia cerveza (como yo). Te ayudan a identificar la cantidad y tipo de malta a utilizar, los lúpulos, etc. En definitiva, los estilos me son de gran utilidad.

    Saludos!

  5. Solanus

    Los estilos son como las matemáticas. Si no se sabe sumar y restar en condiciones no se puede pretender hacer bien una ecuación y aprobar un examen.

    Nadie nos apunta con una pistola para que los hagamos, pero que no me vendan una cerveza tostada con tres kilos de canela como una English Bitter…. porque no. ¡Hay mucho creativo incomprendido suelto por ahí!.

    • Cerveza de Garaje

      ¡Totalmente de acuerdo! Para correr hay que saber andar primero, y los estilos son los que nos enseñan a andar. Tanto por conocer la historia, como los ingredientes, como para aprender a ser capaces de repetir la misma cerveza una y otra vez, que al final es de lo que se trata en el aspecto profesional.
      ¡Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s